Zergatarako?

Buenas noticias. El corazón rojiblanco está palpitante. Cuando parecía que la complacencia y la conformidad amenazaban con acomodarse peligrosamente en el entorno del Club, comienzan a surgir voces discrepantes que opinan que es el momento idóneo para plantear nuevas alternativas y propuestas de renovación e impulso al proyecto Athletic. Tiene pinta de que habrá elecciones.

Excelente oportunidad para contrastar ideas, proyectos, personas, equipos, propósitos y, sobre todo, visiones de futuro. Parece que no será suficiente con proponer una gestión continuista para ocupar el sillón de Ibaigane. Toca re-inventarse.

Si finalmente Josu Urrutia decidiera presentarse, sin duda sería un rival temible para el actual presidente y para el resto de candidatos, si los hubiera. Conozco a Josu desde los 10 años. Durante cinco, viajamos juntos en autobús desde la parada de San Pedro de Deusto hasta la fábrica de futbolistas. Compartimos asiento, bocadillo, equipo y sueños. Por aquel tiempo, en cada entrenamiento, quedaba muy claro que él era diferente. Tuvo que trabajar mucho, sobre todo físicamente, para hacer valer esa diferencia pero, gracias a su constancia, disciplina y pasión por el fútbol, consiguió completar una trayectoria de rojiblanco al alcance solamente de los elegidos. No descubro nada si afirmo que, ya por entonces, era sensato, sencillo, discreto, humilde, comprometido, técnicamente incomparable y más del Athletic que el escudo. Y así continuó hasta el final de su carrera. Sencillamente ejemplar… pero, si a García Macua no le será suficiente con lo que ha hecho para renovar su mandato, a Josu tampoco le bastará con lo que ha sido para alcanzar su propósito. Lo cual, en sí mismo, es también una excelente noticia.

Ambos necesitarán algo más para ganarse la confianza de los socios. El bagaje de cada uno será sin duda un buen aval que servirá de condición necesaria pero no suficiente para ser presidente. Más relevante que el porqué me presento debiera ser el para qué lo hago. ¿Qué es lo que quiero cambiar? ¿Qué legado me gustaría dejar? ¿Cuál es mi visión potente para el Athletic del próximo cuatrienio? ¿Se trata tan solo de un futuro predecible o me comprometo a crear un futuro posible? ¿Quiero diseñar un futuro deseado o me vale con un poco más de lo mismo? Mi hija pequeña resume estas dudas existenciales con la simplicidad propia de sus cuatro años en la palabra que da título al artículo: Zergatarako? (zergatik eta zertarako), una mezcla de razones y deseos, de motivos e ilusiones, de realidades y sueños.

Decía Platón que se conoce más a un hombre en una hora de juego que en un año de conversación. Siendo esto así, hay un aspecto del juego de Josu que tengo gran curiosidad e interés por reconocer en su nueva condición de (posible) candidato. Se trata de su Visión. En categorías inferiores, su visión de juego era, sencillamente, proverbial. Seguramente, en Lezama no se recordará (el mítico Manolo Delgado es testigo) ningún jugador con una conducción más elegante que la suya. De hecho, creo que no se sabe si alguna vez miró al balón; siempre la cabeza levantada, parecía un periscopio con visión panorámica del campo y de los rivales, buscando el pase perfecto y al compañero en mejor posición. Su Visión le permitía ver casi el final de cada jugada desde su primer pase. Para que se hagan una idea, no tenía entonces nada que envidiar al mejor jugador del mundo en esa función, Xavi Hernández.

Aplicar ese talento suyo natural para crear una visión potente del Athletic, diseñar el futuro (como si fuera una jugada) y declararlo posible, ya sería una gran contribución para este proceso electoral.
Pero, por encima de su Visión y de su profundo conocimiento del fútbol y del Athletic, lo mejor que podría aportar Josu al Club es su calidad humana, una persona que vive con intensidad los valores auténticos del Athletic. Esta cualidad podría parecer poca cosa para dirigirlo, pero convendrán conmigo en que, tal y como está el patio, con la cantidad de jeques, indios, aventureros, imputados y personajes de toda índole y condición que abundan en el escenario futbolero, poder confiar en alguien que no llega al fútbol para alcanzar poder, notoriedad o para hacer negocios, es muy tranquilizador. Es gratificante poder contar con una persona que, sin ninguna necesidad de demostrar nada a nadie, pone en juego lo mejor que tiene, su prestigio. Sin duda, es digno de alabanza asumir el reto de bajar a la arena desde el pedestal del santoral bilbaino para disputar unas elecciones.

A la espera de conocer su decisión final, leo que García Macua apoyará su candidatura en los dos pilares en los que se considera más experto que su posible adversario, su exitosa gestión económica y su Liderazgo. No sé yo. Depende de cómo se interprete. A bote pronto podría decirse que vender barato (sin cobrar) y comprar caro (hasta 11 millones según el Zaragoza) no representa precisamente el paradigma de la buena gestión. Y, respecto al Liderazgo, si un Líder es aquel que tiene seguidores, conviene recordar que al presidente le ha abandonado hasta el 50% de su Junta, así es que, si acaso, líder a medias.

Sí le reconozco en cambio su serenidad en los momentos difíciles, su capacidad para mantener un criterio con firmeza en las negociaciones y su habilidad en la interlocución con las Instituciones. De momento, pasará a la historia como el presidente que devolvió la estabilidad al Club tras un período negro de serios apuros y dificultades. No es poca cosa y es digno de agradecimiento. Cuatro años después, a muchos todavía les dura el miedo en el cuerpo y la prueba es lo poco con lo que nos conformamos, pero seguir apelando al miedo para dar valor a tu gestión me parece una estrategia equivocada. Recordar permanentemente la historia más reciente es un argumento muy limitante para poder crear un futuro ilusionante.

Personalmente, en este momento, me desilusionaría un presidente cuya virtud más destacada fuese ser un buen gestor. Con el debido respeto, no hace falta ser Premio Nobel de economía para llevar las cuentas del Athletic. Teniendo en cuenta que entre el 70% y 80% del presupuesto se va en sueldos de jugadores y cuerpo técnico del primer equipo, el resto son habas contadas, incluida la generación de ingresos. En cualquier caso y, teniendo en cuenta el proyecto de construcción y financiación del nuevo San Mamés, doy por hecho que cualquier candidato que se presente sabrá rodearse de un elenco de profesionales con la suficiente experiencia, capacidad y competencia para gestionar adecuadamente el patrimonio del Club.

Si pudiera elegir, preferiría un presidente que no se conformase con un poco más de lo mismo, que fuese valiente y ambicioso. Un inspirador. Alguien que nos hiciera creer que podemos ser mejores de lo que estamos siendo y que fuese capaz de construir una Visión de futuro esperanzadora para retener el talento y sacar el máximo rendimiento a la generación de futbolistas con mayor potencial que ha tenido el Athletic en muchos años.

Desearía que Josu se sintiera impulsado más que empujado a tomar la decisión de presentar su candidatura. Si le están empujando podría ser que realmente no lo deseara y se sintiera obligado, mientras que sentirse impulsado, implica apoyo, ayuda y confianza para lanzarte a cumplir un sueño. En cualquier caso, sé que, tras su periodo de reflexión, tomará la mejor decisión para que la jugada nazca en buenas condiciones, como siempre hizo en el verde.

Imanol Ibarrondo

Nota: post publicado como artículo en el periódico DEIA de fecha 3 de abril de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: