Archive for the ‘Feedback’ Category

Diseñando jugadores

30 noviembre, 2010

Comparto con vosotros una referencia sobre la relación entre los videojuegos y el Deporte que he encontrado en el facebook de ‘entrenadores‘. Me ha llamado poderosamente la atención porque durante 10 años he trabajado en el sector del ocio digital (videojuegos) y, ciertamente, teníamos claro en el diseño previo de los juegos, cuáles eran los factores que marcaban la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Buscábamos permanentemente estrategias emocionales que nos ayudaran, tal y como indica el artículo, a motivar a los jugadores para que no abandonaran, para que perseverasen en superar pantallas y niveles hasta llegar al final del juego. En principio, básicamente, lo mismo que busca un entrenador con sus pupilos

Tom Chatfield, en su libro “Siete formas en que los videojuegos premian el cerebro” define 7 cuestiones que podemos aprender de los videojuegos para aplicar en otros ámbitos. Adaptándolo al deporte, comento tres de ellos que también nosotros teníamos muy presentes en el negocio del videojuego.

El primero, que utilizábamos siempre, era una sencilla barra de progreso. La simple idea de mostrar, de evidenciar, cómo evolucionan aspectos de su propio juego que están en constante desarrollo, resulta algo muy motivador, tanto para el usuario de un videojuego como pudiera serlo para un deportista.

Cómo sería, en el fútbol, poder informar a cada uno de nuestros jugadores de sus progresos individuales mediante el análisis de algunos comportamientos (no muchos) y no necesariamente asociados al partido o al resultado del mismo, sino a la mejora y al crecimiento personal de cada persona. Seleccionar un determinado número de acciones relacionadas con aspectos técnicos, tácticos, emocionales y de valores humanos y, partiendo de una situación inicial, que cada jugador pudiera comprobar, con la ayuda del técnico, cómo avanza, mejora y crece. Sin duda, sería un gran regalo y muy motivador.

Otro elemento que teníamos siempre presente en el diseño de los videojuegos era la importancia de dar feedback, en cuanto a información que ayude a resolver problemas. Es importante que el usuario tenga acceso a pistas o recursos para superar sus dificultades en cualquier momento del juego. Tener siempre disponible una ayuda inmediata. Si no pueden asociarse las consecuencias a acciones concretas, resulta complicado aprender. Al contrario, el aprendizaje que proporciona el feedback inmediato, después de cualquier error, es un poderoso elemento motivacional. Donde pongo el foco, pongo la energía, pongo mi emoción y voy yo. Enfocarse en la tarea y en la posible solución, en lugar de hacerlo en la crítica personal o en el problema.

Por último, premiar el esfuerzo, incluso el más mínimo, aunque sea con un premio igualmente mínimo. En el Deporte, sería tan sencillo como una sonrisa, tal vez un guiño, un pulgar hacia arriba, una palmada en el hombro… La importancia capital de potenciar, creer, respaldar, reconocer y reforzar como elementos imprescindibles para perseverar y volver a intentarlo una y otra vez.

Por cierto, viendo ayer el memorable partido del Barcelona parecía que todos los jugadores culés eran de videojuego. El diseñador es, sin duda, un mago capaz de hacer que la realidad supere incluso a la ficción.

Imanol Ibarrondo

Feedback 360º Sport (F360S): un regalo

7 mayo, 2010

Durante las últimas dos semanas del ‘Programa Superior de Coaching Deportivo‘ (PSCD) que estamos desarrollando con entrenadores en la RFEF, hemos trabajado durante 2 intensas Jornadas en la creación de un cuestionario de ‘Feedback 360º Sport’ para mejorar y desarrollar sus habilidades de Liderazgo.

Las 27 personas que están completando el PSCD han puesto todo su esfuerzo, experiencia, conocimientos e ilusión para diseñar y crear, desde el principio, una herramienta completa de ‘F360S’, finalizando con un excelente cuestionario de 31 comportamientos medibles y observables que reflejen con claridad las percepciones que tienen los demás sobre si el entrenador (cliente de feedback), está viviendo con intensidad aquellos valores propios, que ha definido previamente como básicos, para llegar a ser el entrenador que desea ser (su visión).

Partimos de la premisa que no es lo mismo mandar que liderar. Mandar es fácil. Casi cualquiera podría hacerlo. El jefe (entrenador) es un cargo jerárquico en el que la autoridad viene incluida de serie, mientras que, al Líder, lo eligen los demás. Son los jugadores quienes deciden si quieren seguirle, o tan solo obedecerle. Eso no se puede imponer.

Siendo esto así, parece razonable pensar que las percepciones de los demás son importantes (nosotros pensamos que imprescindibles) para poder desarrollar un Liderazgo potente y eficaz.

Proponemos Liderar desde el Ser, no desde el Hacer. No se trata de hacer cosas como un Líder, sino de Ser un Líder en todos y cada uno de los aspectos de tu vida personal y profesional. Que seas quien realmente eres en todo momento. Que no tengas que comportarte como un Líder. Que no tengas que fingir, ni impostar tu discurso para parecer un Líder. Sencillamente, serás un Líder si te permites ser quien realmente eres. Demostrarás absoluta coherencia entre lo que eres, lo que dices y lo que haces y, esa coherencia, tiene un impacto positivo espectacular en cualquier grupo en el que ejerzas influencia (por ejemplo, tu equipo).

 Aquí es donde entra de lleno el Coaching. Descubrir quién eres, qué es importante para ti, cuáles son tus valores auténticos, cuál es tu propósito de vida y cómo entrenador, cuál es tu visión, qué es un líder para ti y demás dinámicas que profundizan en el auto-conocimiento, es el camino necesario para el auto-liderazgo, y el paso previo imprescindible para poder liderar a los demás.

No existe un modelo de Líder que valga para todo y para todos. Cada uno debe descubrir su propio estilo de Liderazgo reflexionando, trabajando sobre ello y practicando. Cada persona (entrenador) debe encontrar su camino y su propia receta para liderar.

Por lo tanto, es fundamental profundizar en el auto-descubrimiento de cada uno, pero también es necesario saber si hay coherencia entre lo que yo creo que soy y lo que los demás perciben de mí, en base a mis actos y a mis comportamientos.

Para ello, la mejor forma de saberlo es preguntar a las personas que me conocen y que trabajan conmigo. Pedir información. Solicitar feedback.

En el ‘F360S’ la información proviene de la recopilación de las percepciones de un número elevado de personas (sobre 10) de distintos niveles del Club (jugadores, cuerpo técnico y director técnico o presidente) que facilita una foto fija del entrenador y de sus comportamientos.

Estamos hablando de comportamientos medibles y observables, no de juicios u opiniones personales. El feedback es información, que es bastante distinto de la opinión. La opinión también puede ser valiosa, pero no es feedback.

Tu opinión puede coincidir o no con la de la otra persona, pero difícilmente provocará un cambio en su comportamiento. Si además, es negativa, incluye un juicio por el que la otra persona puede sentirse atacada, por lo que puede desconectar y dejar de prestar atención.

El feedback es otra cosa. Cuando hablamos de hechos observables no hay implicación emocional y, por tanto, la conversación (o la información) es neutra y no provoca rechazo. El feedback nunca puede molestar porque no juzga, solamente informa.

El ‘F360S’ es la mejor manera para tomar consciencia de los comportamientos o actitudes que ignoro de mi mismo pero que resultan evidentes para los demás, y que me acercan o me alejan de lo que yo quiero ser. Es, por tanto, un regalo de gran valor.

Lo que tú decidas hacer después con el regalo, es cosa tuya. Lo puedes poner en la repisa del salón y tenerlo bien presente y trabajar con él o, guardarlo en el última estantería del desván y olvidarlo para siempre. En cualquier caso, no olvides dar las gracias a quien te lo ha hecho.

Imanol Ibarrondo